• ManyDogs (Valencia) - info@manydogs.es
  • 963 237 885

Blog

Mi perro ladra, gruñe o agrede a otros perros cuando va con correa

REACTIVIDAD Y AGRESIVIDAD CON CORREA HACIA OTROS PERROS

Estrés, agitación, tensión en la correa, ladridos, gruñidos o incluso agresión son algunas de las conductas que en ocasiones aparecen en nuestra mascota al encontrarse con otros perros cuando van de la correa con su propietario o tutor.

Reactividad: Reacción exagerada hacia un estímulo
Agresividad: Reacción violenta hacia un estímulo

No es tan extraño encontrarnos algunos perros que únicamente presenten este tipo de problemas si van atados con correa. Es decir, pueden tener un encuentro totalmente normal con otros perros si van sueltos.

¿A qué puede deberse este tipo de reacciones exageradas o violentas?

1- Falta de socialización: Poco contacto con perros.
Esto puede ocurrir por una impronta (periodo intenso de aprendizaje hasta los 5 meses de edad) con pocas experiencias sociales o carencias durante otras etapas de su vida. Recordemos que todo perro precisa de una socialización constante para ser un individuo equilibrado, por su salud mental y para mantener sus protocolos de comunicación con otros seres de su misma especie.

2- Experiencias traumáticas con otros perros: El perro tuvo malas experiencias con algunos perros en el pasado.

3- Frustración: El perro no puede llegar a saludar al otro perro o interaccionar de la forma que busca y desea.
La correa impide un acercamiento para poder saludar, interaccionar, etc…

4- Aprendizaje asociativo: Si cada vez que nuestro animal intenta acercarse a otro perro se le riñe, se le exige, se le castiga, aparecen tirones de correa, etc… puede llegar a aprender que la presencia de otros perros solo lleva a situaciones desagradables. Por lo tanto evitará que cualquier perro se acerque (comienzan los comportamientos indeseados: ladridos, gruñidos o incluso agresión).
Esta situación es muy común al emplear collares de estrangulamiento, pinchos o de descarga.

5- Aparición de refuerzos inconscientes por parte de los propietarios: Sin ser conscientes de ello, en ocasiones se refuerza el comportamiento indeseado del animal:
Ejemplo 1: Cada vez que el perro se activa y ladra frente a otro perro se le habla, se le toca, se le presta atención, etc…
Ejemplo 2: Cuando nuestro perro ladra a otro perro y su propietario lo aleja de nosotros (nuestro perro ladra y el otro perro desaparece)

6- Falta de comunicación canina o señales de calma: El encuentro entre perros que van de la correa no permite una correcta comunicación entre ambos a través de su lenguaje corporal (aparece la posibilidad de conflicto al no desarrollarse correctamente una acercamiento pacífico y correcto)

Two Pit bulls terriers watching each other head to head.

¿QUE PODEMOS HACER?, PRECAUCIONES Y RECOMENDACIONES:

1- Si nuestro perro es capaz de mantener sus relaciones sociales de una forma segura (prevención)

  • Trabajar y mantener su socialización (paseos con otros perros con correa, juego libre e interacciones sin correa en lugares seguros, etc…)
  • Anticiparnos a ciertas situaciones (si no vemos seguridad en el otro perro frente a un encuentro cambiamos de dirección o salimos de ese lugar)
  • Si nuestro perro se activa al ir de la correa frente a un encuentro (por frustración o preocupación-miedo), debemos mantener la calma y nunca añadir algo desagradable para el animal ni prestar demasiada atención a lo que está sucediendo (hablar, tocar, consolar, etc…)
    Si mostramos preocupación, inseguridad y tensamos la correa es probable que nuestra mascota responda con más activación.
  • Si se genera un conflicto debemos sacar al animal de esta situación sin más (sin añadir nada)


2- Si nuestro perro NO es capaz de mantener sus relaciones sociales de una forma segura (de manera frecuente es un perro reactivo o agresivo)

  • Poner en marcha un plan de modificación de conducta supervisado por un profesional de la educación canina en todo momento (donde se empleen metodologías correctas basadas en el bienestar del animal).
    Dicho plan de modificación de conducta NO debe consistir en castigar o inhibir ese comportamiento indeseado del animal en su encuentro con otros perros. Un plan correcto pasará por:
    -Revisar las rutinas del animal en su día a día para trabajar su reducción de estrés e incorporar ejercicios y pautas que le lleven a un mejor estado (eliminar de su día a día aquello que le provoca estrés y fomentar su estimulación mental)
    -Formar y asesorar al propietario acerca de cómo debe actuar ante este tipo de situaciones conflictivas
    -Revisar e incluir los materiales más adecuados para las terapias de modificación de conducta: tipo de correa, arnés, etc..
    Si es necesario un bozal (por seguridad) entrenar su habituación.
    -Entrenar algunos comportamientos convenientes durante los acercamientos futuros a otros perros: atención-mirada al guía, venir hacia al guía, etc…
    -Trabajar acercamientos a otros perros (siempre equilibrados) de forma adecuada teniendo en cuenta siempre a nuestro animal (distancias críticas, tiempos de exposición, refuerzos, etc…)

Aunque nos parezca extraño, un perro siempre tratará de evitar conflictos (son animales sociales), el problema fundamental es que algo debe haber sucedido (o no sucedido) para que nuestro animal siempre tenga este tipo de conductas indeseadas cuando se encuentre con otros perros.

 

Publicado por: Carlos Martí  –  carlos@manydogs.es

ManyDogs “Educación Canina y Entrenamiento”
C/ Dr. Sumsi nº8 Bajo Derecha (Ruzafa) Valencia
info@manydogs.es

Share

Posts by 

Enter your keyword:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar